Traducción de contratos

Hoy dedicamos nuestro artículo de blog a hablar sobre la traducción de contratos. En un mundo cada vez más pequeño, las relaciones internacionales están a la orden del día y es por eso que la traducción de contratos está muy demandada. Cada vez son más las empresas que trabajan a nivel internacional. Por ello, deben establecer por escrito sus condiciones de trabajo y las obligaciones de ambas partes. De este modo, las partes se vinculan de forma legal.

Traducción de contratos

En realidad, hoy en día, cualquier freelance puede convertirse en una multinacional gracias a las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. Negociaciones de contratos vía Skype, entrevistas por videoconferencia o estipulación de condiciones acaban trasladándose al acto legal que formaliza todas estas cuestiones, es decir, el contrato.

Sin embargo, la traducción de contratos no es algo nuevo, ya que se remonta muy atrás en el tiempo debido a su uso generalizado. De hecho, se podría afirmar sin lugar a dudas que los contratos son documentos de uso cotidiano a nivel mundial en todos los aspectos de nuestra vida (seguros, viajes, trabajo, compra-venta…) y, por lo tanto, son también uno de los documentos más traducidos en todas las combinaciones de lenguas. La presencia del inglés como lengua franca es incuestionable y, en muchas ocasiones, países de otras lenguas redactan sus contratos directamente en inglés.

¿Qué es un contrato?

Un contrato es un  acto jurídico mediante el cual una parte se compromete con otra  a cumplir una obligación (arrendamiento, representación, joint-venture, cesión).

Si nos remitimos al Real Decreto de 24 de julio de 1889, texto de la edición del Código Civil mandada publicar en cumplimiento de la Ley de 26 de mayo último (Vigente hasta el 30 de Junio de 2017), “el contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio” (Artículo 1254). “Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley (Artículo 1248).

¿Qué requisitos debe cumplir?

En cuanto a los requisitos que deben cumplir los contratos, el Código Civil determina lo siguiente:

Artículo 1261

No hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes:

Véanse los artículos 1278 a 1280 y 1300 a 1314 de este Código.
  1. Consentimiento de los contratantes.
  2. Objeto cierto que sea materia del contrato.
  3. Causa de la obligación que se establezca.

Como podemos observar, no hay requisitos en cuanto a estructura y forma salvo lo estipulado en el artículo 1.280 del Código Civil. Para que un contrato sea válido hay que tener en cuenta las obligaciones que establece y no su estructura y redacción.

No obstante, sí que existen ciertas macroestructuras características de cada tipo de contrato (las trataremos más detenidamente en futuros artículos centrados en los tipos de contratos con el fin de analizarlas más detenidamente).

Origen del contrato

Aunque las referencias históricas no son del todo exactas, todo apunta a que el origen del contrato en Derecho Romano es el Nexum mediante el que se establecía un derecho real del acreedor sobre el deudor. Para el procedimiento se utilizaban las formalidades del cobre y de la balanza. Además, debía estar presente el libripens (funcionario encargado de la balanza) acompañado de cinco testigos en representación de las cinco clases en las que se dividía la población de Roma.

¿Cómo abordar la traducción de contratos?

Para la traducción de contratos hay que tener en cuenta las macroestructuras generales de los contratos en las culturas de origen y destino. Cabe destacar que debido a la gran influencia del inglés, hoy día encontramos ya muchos contratos españoles que siguen estructuras típicamente inglesas.

Para nosotros, uno de los referentes en la traducción de contratos es Roberto Mayoral Asensio (Universidad de Granada). Algunos miembros de nuestro equipo han tenido la suerte de tenerlo como profesor. Todavía seguimos usando sus apuntes como referencia en la oficina y ya ha llovido un poquito.

Algunas características a tener en cuenta en la traducción de contratos:

  • Predominio del lenguaje jurídico. Si bien es cierto que en algunos casos también podemos encontrar especificaciones técnicas (por ejemplo, si se trata de compra-venta de maquinaria o sustancias químicas).
  • Uso del tiempo presente (en el caso de contratos redactados en español).
  • Estructura y párrafos muy marcados que se han de respetar de forma rigurosa a la hora de traducir.

Más adelante, dedicaremos un artículo de nuestro blog a profundizar más sobre este tema. Por ejemplo, pronto redactaremos un artículo sobre la traducción de contratos de compra-venta, en el que explicaremos de forma detallada las diferencias entre los contratos redactados en inglés y los contratos redactados en español.

¿Cuáles son los contratos más habituales?

Hay muchos tipos de contratos. Por ejemplo, contrato de trabajo, contrato mercantil, contrato de compra-venta, contrato de arrendamiento, contrato de confidencialidad, contrato de prenda, contrato de suministro (luz, agua, teléfono, Internet…), contrato de transacción, contrato de donación, entre otros.

En Traductor Jurado Inglés atendemos todas las dudas que tengas sobre la traducción jurada de tu documentación y tenemos en cuenta todos los comentarios que nuestros clientes tengan que hacer al respecto.

Si necesitas una traducción jurada o quieres hacernos alguna consulta al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros por teléfono, correo electrónico o redes sociales. Te responderemos a la mayor brevedad posible.

Nuestro equipo siempre cuenta con un traductor jurado encargado de las traducciones urgentes. Si deseas conocer más sobre nuestros servicios, te invitamos a que consultes nuestra web o nuestra página de Facebook.

 

¡Comparte si te ha gustado!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *